Perspectivas futuras: 2002-2032

GEO-3 pone de manifiesto que los próximos 30 años tendrán una importancia similar a la de los últimos 30 en la configuración del futuro del medio ambiente. Persistirán viejos problemas y surgirán nuevos retos a medida que se acentúe la demanda de recursos, muchos de los cuales ya se encuentran en un estado frágil. El ritmo creciente del cambio, así como el grado de interacción entre regiones y cuestiones, ha dificultado más que nunca hacer una investigación confiable para anticipar el futuro. GEO-3 utiliza cuatro hipótesis para explorar un futuro probable, correspondientes a distintos enfoques de políticas. Las hipótesis, que abarcan eventualidades en muchas áreas coincidentes como demografía, economía, tecnología y gestión de gobierno, se describen en los recuadros que siguen. Dichas hipótesis son:

Los mercados primero
La mayor parte del mundo adopta los valores y las expectativas que prevalecen en los países industrializados de hoy. La riqueza de las naciones y la intervención favorable de las fuerzas del mercado dominan las agendas social y política. Se deposita la confianza en un mayor grado de globalización y liberalización para aumentar la riqueza empresarial, crear nuevas empresas y modos de subsistencia y, de esa manera, ayudar a los pueblos y a las comunidades a protegerse de los problemas sociales y ambientales, o a pagar para resolverlos. Los inversionistas éticos, junto con grupos de ciudadanos y consumidores, tratan de ejercer una creciente influencia correctiva, pero los imperativos económicos socavan sus esfuerzos. Las facultades de los funcionarios, planificadores y legisladores para regular la sociedad, la economía y el medio ambiente siguen siendo avasalladas por las demandas en expansión.

Las políticas primero
Los gobiernos adoptan iniciativas contundentes en un intento por alcanzar metas sociales y ambientales específicas. Una campaña coordinada en favor del medio ambiente y contra la pobreza equilibra el impulso del desarrollo económico a toda costa. Los costos y las ganancias ambientales y sociales se calculan en medidas políticas, marcos reguladores y procesos de planificación, que se fortalecen con imposiciones o incentivos fiscales, como los impuestos al carbono y los descuentos fiscales. Los tratados internacionales de normas no vinculantes y los instrumentos vinculantes que afectan al medio ambiente y al desarrollo se integran en planes rectores unificados y su categoría jurídica se eleva a un nivel superior, aunque se estipulan nuevos procesos de consulta abierta para dar cabida a variantes regionales y locales.

La seguridad primero
La hipótesis da por sentado un mundo de disparidades sorprendentes en el que prevalecen la desigualdad y el conflicto. Las tensiones socioeconómicas y ambientales dan lugar a olas de protesta y oposición. A medida que tales problemas se hacen más persistentes, los grupos más poderosos y ricos se centran en la autoprotección, creando enclaves parecidos a los "barrios privados" de hoy. Tales islas privilegiadas proporcionan un mayor grado de seguridad y de beneficios económicos a las comunidades dependientes en sus alrededores inmediatos, pero excluyen a la masa de personas menos aventajadas. Los servicios sociales y órganos reguladores caen en desuso, pero las fuerzas del mercado siguen operando fuera de esas fortalezas.

La sostenibilidad primero
Un nuevo paradigma del medio ambiente y el desarrollo surge en respuesta al desafío de la sostenibilidad, respaldado por valores e instituciones nuevos y más equitativos. Prevalece una situación en la que hay una mayor visión de futuro, donde los cambios radicales en la forma en que las personas interactúan entre sí y con el mundo que las rodean favorecen y respaldan las medidas basadas en políticas sostenibles y la conducta empresarial responsable. Hay una colaboración más plena entre los gobiernos, la ciudadanía y otros grupos de interesados en la toma de decisiones sobre cuestiones de preocupación común. Se llega a un consenso sobre lo que se necesita hacer para satisfacer las necesidades básicas y alcanzar las metas personales sin empobrecer a otros o malograr las perspectivas de la posteridad.