Fuerzas motrices

Demografía
Desarrollo económico
Desarrollo humano
Ciencia y tecnología
Gestión de gobierno
Cultura
Medio ambiente

En capítulos anteriores de este informe se examinaron las condiciones y las tendencias actuales en una serie de factores socioeconómicos que impulsan el cambio ambiental. De la forma en que evolucionen estos factores dependerá la conformación del desarrollo mundial y regional y el estado del medio ambiente en el largo plazo. Las tendencias podrán continuar como hasta ahora o cambiar en cuanto a velocidad y dirección, y quizás hasta se inviertan. Podrán conducir a la convergencia o a la divergencia entre las condiciones de diferentes regiones del mundo. Las tendencias en una región o las respuestas a una fuerza motriz podrán oponerse a otras que se originen en cualquier otra parte, o bien tropezar con límites físicos absolutos.

Las hipótesis exploradas en las páginas siguientes se basan en determinados supuestos sobre la forma en que esas fuerzas motrices evolucionarán e interactuarán con situaciones en evolución, probables crisis futuras y decisiones humanas. Esta sección describe brevemente los supuestos acerca de las fuerzas motrices que subyacen tras las hipótesis y, en particular, la forma en que dichos supuestos difieren de una hipótesis a otra. Para consultar las descripciones de las hipótesis, véanse la siguiente sección.

Las siete fuerzas motrices analizadas son demografía, desarrollo económico, desarrollo humano, ciencia y tecnología, gestión de gobierno, cultura y medio ambiente. El medio ambiente se incluye como fuerza motriz porque es más que un receptáculo pasivo para el cambio. Así como los supuestos sobre el comportamiento humano y de la sociedad forjan las hipótesis, también lo hacen los supuestos sobre las presiones ejercidas por el medio ambiente.

Los acontecimientos producto de cada una de las fuerzas motrices no ocurrirán de forma aislada. Los problemas se entrelazarán y es probable que sea difícil rastrear las causas individuales en las cadenas de causa y efecto. Por último, podría construirse un número indefinido de tendencias futuras a partir de la multiplicidad de variables disponibles. Reducir esta gama a un conjunto pequeño aunque muy contrastante de escenarios futuros que sean congruentes, plausibles, reconocibles y estimulantes, depende de que se parta de un conjunto inteligente de supuestos.